Conectividad

La velocidad es uno de los parámetros de calidad fundamentales en cualquier servicio de Internet, sea conexión o alojamiento. Internet es, en general, más lento de lo que nos gustaría, pero también es cierto que desde una conexión dada, no todas las páginas web llegan a la misma velocidad. El motivo de ello es que no todos los proveedores de servicios de Internet tienen la misma conectividad con La Red.

Internet es la unión de miles de redes con enlaces entre ellas. Cualquier usuario que se conecta a Internet encuentra siempre un camino para llegar a cualquier servidor y ver una web alojada en él. Si el camino es corto (con pocos saltos) y poco congestionado, las páginas se verán con una buena velocidad. Si es largo y tortuoso el sitio web se verá muy lento.

Si queremos que nuestro sitio web sea visto con una buena velocidad por cualquier usuario de Internet, tendremos que cuidar que el proveedor escogido tenga una buena conectividad.

Pero ¿qué significa tener buena conectividad con Internet? Significa:

  1. Que las líneas físicas que conectan al proveedor con Internet no estén nunca saturadas.
  2. Que el proveedor esté conectado con el mayor número posible de operadores y otros proveedores. Cuanto mayor sea ese número, más caminos posibles para la información y por tanto más probable que uno de ellos sea corto.
  3. Que los operadores a los que está conectado tengan a su vez buena conectividad. Así el número de rutas posibles será mayor. Si mi proveedor se conecta a 10 y cada uno de ellos está conectado a 20, el número total de caminos posibles con dos saltos es de 200.

El punto primero debería ser un compromiso existencial para un proveedor de Internet. Un proveedor que para ahorrar costes decidiese “castigar” a todos sus clientes con la lentitud que supone una saturación de líneas tendría, como empresa, tan poco futuro como fundamento.

Respecto al punto segundo es interesante comentar la existencia de los puntos neutros o puntos de intercambio. El interés de los operadores y proveedores de Internet por mejorar su conectividad interconectando con otros operadores y proveedores, ha llevado a la creación de este concepto: Un punto neutro es simplemente un Centro de Datos singular donde se reunen muchos operadores y proveedores de Internet para Intercambiar el tráfico que va de unos a otros.

El punto neutro español se llama Espanix (www.espanix.net) y se encuentra situado en Madrid, en el Centro de Datos de Banesto en la calle Mesena. Cataluña tiene también su propio punto neutro llamado Catnix (www.catnix.net) que se encuentra situado en el Centre de Supercomputació de Catalunya (CESCA) en Barcelona.

Un proveedor de Internet que esté presente en algún punto neutro ofrecerá sin duda un grado de conectividad elevado en cuanto que tendrá acuerdos de intercambio de tráfico con otros operadores y proveedores que se encuentren presentes en dicho punto neutro.