Tiempo de existencia y solvencia financiera

Tras la crisis de las empresas de Internet que comenzó los primeros meses del año 2000, muchas empresas del sector han quebrado al no obtener los resultados que se esperaban inicialmente. Este tipo de vaivenes económicos (cientos de empresas que se crean al calor de las nuevas tecnologías y que al cabo de unos pocos años cierran en su mayoría) son más comunes en Estados Unidos que en nuestro país.

Por ese motivo en Estados Unidos uno de los argumentos claves para escoger el servicio de una empresa de Internet es su solvencia financiera. Los clientes quieren estar seguros de que no están contratando servicios en una empresa que va a cerrar al cabo de unos meses, ya que los trastornos y costes que puede suponer el cambio de brusco de proveedor es un riesgo que no están dispuestos a asumir.

En España ha aparecido recientemente el fenómeno de los revendedores que está haciendo furor en relación a los proveedores de alojamiento web. Estas son empresas normalmente pequeñas que alquilan servidores en otro proveedor, a menudo en Estados Unidos, y revenden los servicios en España.

Estas empresas, que no tienen infraestructura propia de ningún tipo, suelen tener los precios más bajos del mercado. Ello suele ser a costa del nivel de soporte, a veces inexistente, y de otros parámetros de calidad como la seguridad (es habitual que junten en una misma máquina correo, web y bases de datos) y la velocidad (se puede notar la distancia desde Estados Unidos). Aún así el mayor riesgo con estas empresas es que su estabilidad es mínima, de hecho a veces no son ni siquiera empresas sino particulares que ejercen esa actividad de “hosters” en su tiempo libre.